Aprendiendo a ser un pequeño científico

En esta primera sesión de TeCNOarTeA, hemos podido adentrarnos en el fabuloso mundo de las ciencias a través del método científico.


En primer lugar, explicamos el significado de la ciencia y les lanzamos una pregunta ¿para qué sirve un científico?, todas las ideas previas que tenían los chicos las fuimos anotando en un mural, para que quedasen registradas y de esta forma ver que concepto tenían sobre la función del científico. Cuando finalice Tecnoartea volveremos a la misma pregunta y comprobaremos si el pensamiento sobre el mismo ha cambiado.
Una vez finalizada la tanda de ideas previas, les contamos algunos ejemplos de científicos tomando como referencia a Isaac Newton.

Llegados a este punto, pasamos a explicar la metodología que siguen los científicos, paso a paso. Para que les quedase más claro, visionamos un vídeo sobre dicho método.

video

En segundo lugar, aprovechamos el experimento expuesto en el vídeo para provocar una situación donde los chavales tuviesen interés por el tema y quisieran investigar sobre ello. Así que les preguntamos: ¿Creéis que puede sobrevivir un árbol en cualquier tipo de suelo?


Por tanto, registramos conocimientos previos que tenían sobre el tema bajo la pregunta ¿qué sabemos?, nosotros ejercimos de guías orientándolos hacia el conocimiento y respondimos a la pregunta ¿qué no sabemos?, en la misma línea ¿qué queremos saber? y ¿cómo podemos saberlo? Todos ellos participaron activamente en el conjunto de las preguntas e incluso propusieron nuevos interrogantes para poder explicar fenómenos cotidianos. 
Tras responder a estos interrogantes, lo registramos todo en el mural y pasamos a la acción: La experimentación

video
Los chicos seleccionaron dos muestras de suelo que obtuvieron del jardín de la Facultad de Derecho, nombrándolas como muestra A y B, nosotros, les proporcionamos la muestra C y D. Siendo C un sustrato preparado y D arena de construcción. Los chicos divididos por grupos formularon una hipótesis inicial, posteriormente a cada muestra le asignaron otra hipótesis, acerca de si sobreviviría o no el árbol en dicha muestra.




Para comprobar la cantidad de materia orgánica de cada tipo de suelo hicimos uso de agua oxigenada, y en función de la reacción química que produjo establecimos las conclusiones, siendo el nivel de efervescencia el indicador de la cantidad de materia orgánica que contenía la muestra.
Finalmente respondieron a la pregunta ¿qué hemos aprendido?, posibilitando así la opción de debatir los conocimientos previos, eliminando así, posibles ideas erróneas.
Los resultados obtenidos los compartiremos al finalizar el proyecto en la Feria de Jóvenes Investigadores.

Los chicos y chicas lo pasamos genial, siendo por un día pequeños científicos.


0 Response to "Aprendiendo a ser un pequeño científico"

Publicar un comentario